Glamping

Nunca me ha llamado demasiado la atención pasar unas vacaciones en un camping, aunque cuando somos niños rara es la familia que opta por unas vacaciones en uno aunque sólo sea una vez, son baratos, puedes llevarlo todo y para un niño puede resultar muy divertido. Los campings no suelen ser del agrado de aquellos a los que el hecho de compartir baño, instalaciones o montar una tienda les supone una pega, aunque hoy en día y cada vez más podemos disponer de bungalows y casitas privadas totalmente equipadas en prácticamente cualquier camping, nunca será un hotel pero ya no tendrás que compartir hasta el baño.


Sin embargo y para los que se lo puedan permitir, la moda del glamping se extiende cada vez más y para tod@s aquell@s que el camping no es lo suyo quizás se convierta en una opción antes impensable. 


Esta opción no es nada nuevao, se trata de hacer camping pero con todos los lujos posibles. Atrás quedaron las tiendas de campaña estándar, las camas incómodas y pequeñas, los aseos diminutos y todas aquellas condiciones que distinguen un camping tradicional. Además de ofrecer las comodidades de un hotel de 5 estrellas, lo que hace especial a esta forma de acampar es la oportunidad de habitar unos parajes increíbles y exclusivos.



Estas tiendas de campaña que son auténticas habitaciones de hotel, disponen de camas de grandes dimensiones, armarios y vestidores en el interior, terraza en algunos casos… La ventaja es que puedes dormir en plena naturaleza con todo el confort que puedas imaginar.
En cuanto a sus interiores habitaciones con vistas de ensueño en pleno desierto, por ejemplo? ¿O desayunos contemplando una reserva africana. Pues esta es la gran virtud que ofrece el glamping. Además, encontrarás algunos con cuarto de baño de lujo, con lo que se soluciona aquello que más odias de los campings: compartir baño.



Obviamente como habréis podido imaginar practicar glamping no es la opción vacacional más económica que existe. Pero claro, no podemos perder la perspectiva, las instalaciones del glamping son muy lujosas; desde las habitaciones hasta los cuartos de baño o los lugares comunes. Además, los servicios que ofrecen en la mayoría de los complejos son propios de hoteles de 5 estrellas. ¿Quién sino podría desayunar en la Sabana africana?


El verdadero lujo del glamping reside en que las tiendas de campaña o cabañas se pueden instalar casi en cualquier rincón del mundo, algo a lo que muchos hoteles no pueden acceder. 

Imágenes: Habitissimo

Comentarios

Lo más visto