Cómo organizar una boda con muy bajo presupuesto

Las bodas, como todas sabemos, suelen ser eventos que requieren de un presupuesto elevado o con una considerable inyección de dinero, pero esto es un tópico que no siempre tiene por qué ser así.
Ya sea que tengas prisa, que tengas un presupuesto ajustado, o que simplemente quieras casarte sin hacer una gran boda, es posible. En lugar de gastar inmensas cantidades de dinero y de tiempo, usa tu propia creatividad e inventiva, así como la de miembros de tus amigos y familia.


Hoy vamos a analizar y ver algunas ideas de cómo organizar una boda sin gastarse una morterada y sin dejar atrás la esencia de ese gran día.

Iglesia o Juzgado?

Sinceramente da igual. Sabemos que casarse por el juzgado es lo más barato que hoy por hoy existe para casarse y al fin y al cabo es lo que realmente cuenta, ya que los papeles legales siempre se tramitan por aquí. Pero las iglesias tienen una " esencia " que no consiguen los juzgados, eso sí, económicamente cuesta más casarse por la iglesia. Esto no significa que puedas hacerlo con poco presupuesto. Por norma general las capillas, hermitas o iglesias de pueblecitos son mucho más humildes que grandes iglesias o catedrales, busca una en la que quien te oficie la boda entienda tu situación y no se aproveche de ella, el precio del alquiler de la iglesia para tu día es muy relativo.


Por otro lado siempre puedes arreglar los papeles de forma legal como es lo habitual y si no tienes nada particular en mente, intenta conseguir quien pueda oficiar tu boda, casi cualquiera puede oficiar una boda, y hay muchas posibilidades de que hablando con la gente te puedas poner en contacto con alguien que haya oficiado o esté dispuesto a hacerlo.Basta con tener quien lo haga y un lugar bonito donde celebrarla.


Los invitados

Haz la lista de invitados limitada a los amigos cercanos y familiares. Mientras más personas invites, más grande será el lugar y más comida necesitarás. Si mantienes una lista de invitados corta, puedes ser capaz de reducir los costos y asignar ese dinero para una comida o lugar más elegante o lo que sea más importante para ti.
Sabemos que una de las tareas más difíciles de todo enlace es decidir quién va a venir a la boda y quién no, pero también que el cubierto es uno de los gastos más fuertes y que reduciendo el número de asistentes seguro que se pueden emplear el dinero fijado para el evento en otras cosas que os hagan más ilusión. 


Evidentemente, la familia más directa tiene que estar (a menos que se trate de una celebración informal en la que solo queráis contar con amigos, claro). Hablamos de padres, hermanos, abuelos, tíos y primos. Pero seguro que no hace falta que invites a la vecina del cuarto que hace la compra con tu madre ni a la tía segunda con la que coincidiste por última vez el día de tu comunión.

Amigos de colegio, instituto y universidad. Los que aparecen de repente en el Facebook porque quieren comprobar si has engordado o te has quedado calvo no cuentan. Tienen que ser aquellos amigos más cercanos, los que te conozcan de verdad, hayan compartido contigo los buenos y malos momentos y sepas que saldrán corriendo a la mínima llamada de socorro. Esos tienen que estar.

Amigos del trabajo. Ídem de ídem. No invites a tu jefe a menos que vuestra relación supere las barreras de la profesionalidad. Tienen que ser compañeros con los que te tomarías una caña a la salida del trabajo, que conozcan algo más de ti que lo gruñón que llegas por las mañanas y que incluso se diría que se acordarán de tu cumpleaños. Porque esos sí que cuentan.

En definitiva, tienen que estar ese día todas aquellas personas que contribuyen de algún modo a tu vida. A todos aquellos que hayan estado a vuestro lado también a lo largo de vuestra relación, os hayan apoyado en los buenos y malos momentos, y aporten a vuestras vidas solo cosas positivas. Porque serán esas personas las que añadirán felicidad y alegría a ese día tan especial, te permitirán sentirte cómoda, disfrutarán contigo de cada momento y soltarán más de una lagrimilla. Los que no vayan a disfrutar no merecen estar ahí y creedme, tampoco les importará mucho si no han estado a tu lado más que en contadas ocasiones, aunque quieran aparentar lo contrario.

Las invitaciones

Una de las cosas con las que más se aprovechan económicamente los negocios que tratan con bodas, a parte de los detalles para los invitados, son las invitaciones.
No pienses que por que te las hagan en una imprenta serán invitaciones más bonitas, incluso si las haces tú misma, además de ser más baratas, seguramente con un poco de idea y creatividad te pueden salir más originales y bonitas que si te las hace un profesional. Además, no hay nada que más se agradezca que algo hecho por uno mismo.


Una de las opciones más baratas y con las que hoy en día es difícil que no lleguen es por correo electrónico. Puedes diseñar tu propia invitación transformarla en un pdf y enviarla a cada invitado. Otra opción es el teléfono, el boca a boca o el clásico envío por correo ordinario. Usa tu ordenador para diseñar e imprimir tus propias invitaciones.



Y por último el DYS, puedes hacerlas tú misma completamente a mano. Compra cartulina del color que más te guste, puedes incluso comprar puntillas, cintas o elementos con los que cerrarás o decorarás la invitación, bolígrafos o rotuladores de tonos metalizados, escribirlas tú misma a mano... seguro que serán únicas !

Decoración, cátering  y ubicación:

¿buscas un lugar de barato para tu boda? ¿Qué tal una fiesta en el jardín? Esto ahorra dinero y tiene un montón de encanto y estilo. Si no tienes una casa con jardín o no es lo suficientemente grande para una boda al aire libre, basta con buscar un lugar adecuado y discutir tus planes con el propietario, como casas rurales, descampados...etc. Incluso puedes recurrir a amigos y familiares que tengan un patio grande que puedas adaptar. Y si te casas en época de lluvias, no olvides alquilar un toldo como un plan B… Considera también a una boda en el jardín como un concepto para la decoración: puedes alquilar muebles de sala (o usar los que tengas a mano) y un jardín se transforma en una sala de estar, decorada adecuadamente con flores silvestres y mesas rústicas.
Puedes organizar una barbacoa, un picnic, en una playa, o en un ambiente de fiesta hawaiana. Es mucho más fácil y menos costoso organizar algo así que algo más formal o elegante, y a nadie le importará si todo lo demás no "combina". 


Puedes tener una boda estilo "picnic" o bien organizar una fiesta de las que se llaman "de traje" (traje lo que me voy a comer y a tomar). Los invitados locales pueden traer algo de comer, entre más mejor. Pídele a alguien que se ofrezca como voluntario para llevar una lista donde los invitados anoten lo que van a llevar para que no tengáis demasiado de algo o demasiado poco de otra cosa. Seguramente en las bodas de tus padres y abuelos, las recepción fue básicamente de tarta y ponche. Si inviertes una buena parte de tu presupuesto en la tarta, esta puede ser una opción muy bonita.


Mira si alguna tienda cercana de productos para fiesta tiene manteles plástico baratos que sean del color que hayas escogido para tu boda. Córtalo largo y no te olvides de pegarlo bajo la mesa, especialmente si estás en el exterior. Si quieres decorar más, incluso puedes invertir en globos. Utiliza rollos de tul o de organza son casi tan baratos y dan un toque de boda real.


Una simple rosa abierta o una camelia flotando en un recipiente de agua puede ser muy elegante Alternativamente, para los centros de mesa, usa simples velas.
Puedes mostrar tu destreza y crear un DIY para el catering de la boda. Se puede organiza un asado- el padre de la novia seguramente será feliz como amo de la parrilla - o crear un buffet de finguer food (pequeños pasabocas que se comen con los dedos), una de las últimas tendencias en catering para bodas, acompañado con ensaladas. 

Los " baquetes " tipo buffet suelen ser más baratos, adaptan el menú a tus necesidades y puedes escoger una amplia variedad de platos; además, de esta forma evitas que alguien se quede sin comer, dada la variedad de productos que puedes escoger , seguramente cada comensal podrá elegir lo que más le guste.
En lugar la tarta de bodas puedes escoger muchos cupcakes que harás tú misma o que puedes encargar e incluso si lo prefieres, puedes hacer tú misma una " candy bar " ( mesa de dulces ) comprando los dulces a granel. Como ya hemos dicho, una parte del presupuesto lo puedes emplear en los postres.

Recuerdos: 

Incluso si tu boda fue una creación de bajo presupuesto, los recuerdos no tienen por qué costarte más. Al igual que con las invitaciones, haz algo simple, o evítalos totalmente. Evita hacer cosas que lleven mucho trabajo. 


Todas conocemos las tiendas de " los chinos ", siempre puedes encontrar detalles que podrás personalizar a tu gusto e incluso si tienes mucha creatividad, nunca se darán cuenta de dónde los sacaste. 


Si lo que quieres es un detalle / recuerdo poco común puedes optar por objetos que posteriormente puedan utilizar tus invitados, incluso los ingredientes o productos alimentarios pueden ser una buena opción: mermeladas, miel...etc


Si tienes presupuesto suficiente como para emplearlo en esta parte de tu boda, puedes optar por comprar artículos al por mayor, como abanicos dedicados a mano de distintos colores, simples cajitas o bolsitas llenas de dulces ( que podrás comprar a granel en cualquier tienda de chucherías ), jabones, etc... y decorarlas tú misma como hiciste con las invitaciones. 

La fotografía:

No hay nada que permanezca más en el recuerdo para los novios y los invitados que las clásicas fotografías de la boda.
Pero hay muchas opciones que no requieren la necesidad de contratar un fotógrafo profesional. Una de las ideas más económicas y divertidas es disponer en cada mesa una cámara desechable con la que los comensales harán las propias fotos, serán instantáneas, divertidas y muy originales. Además, seguramente conseguirás fotos que un fotógrafo seguramente pasaría por alto.
Por otra parte si conoces un aficionado que sea habilidoso y que esté dispuesto a hacerlo por un módica suma o incluso de gratis, puedes optar por " contratarlo ". Deja saber a tus invitados que pueden llevar su cámara, y que te gustaría que compartieran contigo las fotos que tomen. Probablemente habrán docenas de cámaras entre los invitados y es muy fácil que algunos de ellos consigan buenas fotos e incluso algún vídeo. Hoy en día es más fácil que nunca compartir fotos. Tómate el tiempo para agrupar diferentes grupos de invitados para tomar fotos después de la ceremonia.

Y... qué pasa con mi vestido de novia ?

No es necesario gastarse un dineral en un vestido de novia y aún menos si tu estilo es sencillo y pretendes reutilizar el atuendo. La gran mayoría de las novias dejan guardado su carísimo vestido en el armario por muchos años y no vuelven a verlo jamás. Si dispones de poco presupuesto para tu vestido debes saber que encontrar uno que se adapte a tus posibilidades no es tan difícil como parece y ni tan siquiera es necesario acercarse a una casa de novias. Hoy en día existen muchas marcas de ropa ( como Mango, Massimo Dutti, etc ) que incluyen vestidos de tonos y confecciones ideales para novias de estilos sencillos y en blancos, crudos e incluso el tono rosa pétalo, que es pura tendencia y podrás encontrarlo sin problemas. Algunas no se arriesgarían ni a llevar por la calle un día cualquiera. Consigue los complementos perfectos y deslumbrarás. 
Si por lo contrario prefieres un vestido de novia clásico una de las opciones más recurrentes son los vestidos outlet, busca en tu localidad o en internet ( si quieres arriesgarte ) tiendas que dispongan de estos servicios o entérate de cuando hacen liquidación en algunas tiendas dedicadas a novias y puede que encuentres tu vestido ideal.
De todos modos, he aquí varias opciones de muy bajo coste:

De Mango, vestido de blonda en color crudo. 89,99€ 
Mango. En rosa palo drapeado. 69,99€
Mango. Color crudo de encaje y palabra de honor. Exclusivo online. 79,99€
Mango. De escote asimétrico y estilo griego. Color crudo. 109,99€
Mango. Para las más románticas. De encaje y tono pétalo. Exclusivo online. 119,99€
Mango. Color blanco. 69,99€
Mango. Vestido largo de corte sirena sin mangas confeccionado en tul con lentejuelas y abalorios bordados. En tono Violet dust. 149,99€
Massimo Dutti. En tono crudo, largo y sencillo. 99,95€
Maquillaje y peinado:

En cuanto al estilo, puedes ahorrar toneladas de dinero: hay montones de peinados y trucos de maquillaje sencillos que puedes hacer tú misma, aunque si no tienes talento puedes pedirle ayuda a tus amigas y primas. ¿Qué tal lucir una corona de flores hecha por ti? Con un poco de habilidad conseguirás un aspecto de moda, como de los profesionales.

Y hasta aquí las pautas claves para realizar una boda de bajo/muy bajo presupuesto.
Una cosa está clara: una fiesta de bodas con todo lo que podrías desear, es cara. Y para muchos, incluso imposible. Pero esa no es razón para abandonar la idea de tener una boda romántica, bonita y muy alegre. Con imaginación y habilidad, puedes hacer fácilmente una boda de bajo presupuesto.
El secreto: hazlo tu misma y busca, busca y busca.

Un consejo: NUNCA menciones que eres la novia o que es para una boda. Las floristerías se aprovechan de esta palabra para cobrar más por algo que vale hasta 5 o 7 veces menos si no es para estas ocasiones.
Lo mismo ocurre con todo lo demás, banquetes, invitaciones, etc. Lo mejor es que solicites sin mencionar la palabra " boda " y te ahorrarás un dineral. 

Fuentes: Wikihow/zankyoubodas
Imágenes: Mango / Massimo Dutti / Google

Comentarios

Lo más visto