La generación de los 80, mujeres extraordinarias que hoy tienen 30 años

Para las mujeres cumplir 30 años en muchas ocasiones representa un estrés y disgusto que muchas mujeres no saben asumir y que enmascaran en una imagen veinteañera en la que ni ellas mismas se encuentran cómodas. Dilemas tales como " me he engordado " " la ropa de cuando tenía 25 ya no me viene " o " es que mi cara a perdido todo su encanto, parezco un Troll " son muy comunes y empezamos a obsesionarnos con parecer más jóvenes y usar un sinfín de productos para aparentarlo.

Personalmente creo que este problema no viene directamente de cada mujer en particular si no de la imagen que la sociedad pretende que tengamos las mujeres de 30 años, bueno... las de 30 y las de 40, esas bellas actrices y modelos que con 40 años se han hecho más retoques que nadie y que tienen novios que podrían ser sus hijos son las culpables de que todas queramos estar así de bien, aunque siendo honesta también tengo que reconocer que son personajes públicos y su imagen es esencial para trabajar, pero tampoco hay que pasarse y hay que ser consciente de que no somos famosas, hay algo que está muy claro en todo esto y es que según cómo lo lleves tú se reflejará en la imagen que los demás vean de ti.

Si te estresas tu misma no lo vas a superar nunca, o te adaptas a ti misma y a los cambios que haga tu cuerpo o te pones las pilas y te apuntas a un gimnasio o haces dieta y te quitas lo que te cuelga de la manera que prefieras, pero lo que está claro es que tenemos tendencia a quejarnos y compararnos con las demás sin pensar en que cada una es diferente y no puedes compararte con nadie, hay gente que dedica su alma entera a su cuerpo, usan muchos potingues, ejercicios, dietas y se machacan en los gimnasios y las hay que no lo necesitan por que su constitución ya les permite tener un cuerpo genial y por otra parte las hay que literalmente dan pena pero se ven fabulosas y son las que a tu juicio deberían cuidarse un poco más pero no les importa.

Seamos sinceras, ya no tenemos 20 años, las curvas se acentúan, el cabello cambia, la piel se reseca o se engrasa y aparecen las primeras arrugas de expresión, las primeras manchas y las primeras lorzas, si a todo esto le sumamos que no prestamos ni un ápice de atención a lo que nos sucede obviamente irá en decadencia.
A los 30 años una mujer esta en la flor de la vida, el error mas grande que una mujer puede cometer es querer parecerse a las modelos y actrices y otras mujeres con aspectos casi perfectos. El cumplir 30 años es dejar atrás inseguridades, lo que se transmite de inmediato en la actitud y comportamiento. Una mujer de 30 años es el reflejo de seguridad y aceptación de uno mismo. No sé porqué las mujeres al llegar a esta edad nos preocupamos por que nos estamos haciendo "mayores o viejas" cuando en realidad estamos mejor que cuando teníamos 20. Tener 30 años significa dejar atrás una etapa de cometer errores, de experimetar, de probar, de ser inocente, terca, caprichosa, dramática o de tener miedos. Una mujer de 30 años sabe lo que quiere pero sobretodo, y más importante, lo que NO QUIERE; te hace reforzar el sabio dicho de "Las cosas pasan por algo". Aceptas y cierras ciclos de situaciones que en su momento tal vez no entendiste, te aferraste, te encaprichaste o te afectaron.

El cumplir treinta años es sinónimo de madurez pero sin dejar de ser una persona joven.

El cumplir 30 años se traduce a no tener que quedar bien todo el tiempo ni a sentirnos obligadas a nada. Es muy gracioso como antes si no salía plan de viernes o sábado por la noche sentía que mi vida no tenía sentido y que era una marginada. A los treinta nadie ve raro si decides quedarte en casa a ver una película en lugar de ir a un bar.

Una mujer de 30 años se debe valorar por el grado de experiencia que ya tiene, eso significa que:
  1. Sabe vivir sola aunque no quiera
  2. Sabe cuando es mejor retirarse o cuando debe esforzarse más
  3. Es consciente de que su niñez terminó hace años y es hora de ser adulta aunque sabe que puede permitirse comportarse y reirse como una niña de vez en cuando.
  4. Sabe vestirse adecuadamente para cada ocasión
  5. Tiene claros sus gustos, lo que prefiere y lo que no
  6. Nunca le faltan imprescindibles:  un sujetador negro y una camisa blanca
  7. Sabe utilizar un taladro si es necesario.
  8. Es consciente de que su cuerpo evoluciona y por ello dedica tiempo a que no lo haga más rápido de lo que ella quisiera.
  9. Conoce bien lo que come y sabe que ese pastelito le pasará factura y se arrepentirá, pero aún así se lo come por que reconoce que hay placeres que valen la pena.
  10. Adapta su vestuario y sabe disimular las partes que menos le gustan de su cuerpo
  11. Sabe que tiene 30 años, no es para tanto, sabía que esto iba a pasar.

Algunas mujeres cuando cumplen los 30 ni se enteran, siguen disfrutando igual que cuando tenían 20 y cuando llegan a los 40 se preguntan qué se han dejado por el camino. Se dejaron algo muy valioso, sus 30 años, unos años en los que la mujer está en plenas facultades físicas, en los que disfrutar ya no es cosa de niños si no de adultos y en los que 25 años después echa el ojo atrás y recuerda la grandísima generación a la que pertenece, aquella en la que los televisores eran en blanco y negro, no existía el mando a distancia, la infancia significaba salir a jugar a la calle y volver a casa cuando tu madre te gritaba desde la cocina, el Monopoly era el juego por excelencia de los sábados por la noche cuando tus primos venían a casa, el pan con chocolate era la merienda más común, las mochilas no llevaban ruedas y los calcetines calados de color blanco que te compraba tu madre te dejaban la marca del zapato en el pie. 
Aquellos tiempos en los que los móviles no existían  o eran enormes y carísimos y los teléfonos de casa tenían una ruleta llena de números, aquellos en los que te despertabas y aún con los ojos pegados no podías dejar de ver La Bola de Cristal y merendar con el " cómo están ustedes " y las películas de entonces que tuviste el privilegio de ver por primera vez se convirtieron en un clásico de los que muchos aún no se han despegado, aquellas con las que fantaseabas siendo la Princesa Leya y viajabas por mundos fantásticos encima de un dragón blanco llamado Falcor ( La historia interminable 1984 ) en busca de tesoros aún no descubiertos por Los Goonies  y programas de Eva Nasarre (  Puesta a punto (1983-1985) ) a los que muchas madres estaban enganchadas y con los que se disfrazaban de una manera que tú no podías comprender compuesta de mayas ligeramente metalizadas con gomita en el talón, calcetines deportivos blancos, camiseta blanca y muñequeras, precisamente por que estaban pasando por lo mismo que pasas tú ahora; éstas son cosas que cuando las recuerdas sabes que tienes 30 años y que viviste unos años que ya hubieran querido muchos veinteañeros y entonces te das cuenta de que tu vida unos años atrás fue fantástica, que las modas de ahora las llevaste con 17 años y sabes que volverán a pasar como lo hicieron entonces, pero no te agobies, has crecido conociendo cosas que muchas mujeres que hoy en día tienen 20 años ni conocen, tú te adaptaste a la tecnología, tuviste los primeros móviles con los que sólo se podía llamar y enviar mensajes, tuviste cámaras de fotos con carrete que había que revelar, te cambiaste la televisión de tubo por una más plana, con mando a distancia y mejor calidad de imagen, aprendiste a navegar por internet con ordenadores que pesaban 3 veces más que los de ahora y lucían un color amarillento particular y bailaste hasta la saciedad las canciones de los 80 y los 90 y aún te sabes todas las letras de las canciones que protagonizaron tus veranos de adolescencia.

Así que... tienes 30 años, y sí, estás estupenda y eres estupenda, cuídate, cuida tus recuerdos y no dejes de ser tú misma, piensa todos los días que representas una generación muy importante y que eres el ejemplo de muchas que vendrán después y que aún tienen 15 y 20 años y que aunque no te lo parezca seguirán tu ejemplo.

Sonríe, por que no hay nada más gratificante en la vida que ser feliz y no te preocupes por las arrugas, cuando tengas 70 años y te mires al espejo esas arrugas te recordarán muchas carcajadas y momentos felices. 

Y sobretodo, quiérete a tí misma, sólo tienes 30 años.

Dedicado a toda la generación de mujeres de los 80.

Comentarios

Beli ha dicho que…
Simplemente GENIAL!!!
Gallina de piel!!! Me ha encantado y me he sentido tan identificada, aliviada, valorada, experimentada, sabia y animada que ahora mismito me siento capaz de COMERME EL MUNDO! ÑAM ÑAM! jajajajaja XD
Gracias!!!
Y VIVAN LAS TREINTAÑERAS DE LOS 80!!!!
Raquel ha dicho que…
Jajajaja!
Gracias a ti!!
Un besazo!!

Lo más visto