¿ Y si Carrie Bradshaw hubiera llevado bailarinas?

Quizás entonces no le hubiera sucedido la terrible noticia de la que nos hemos enterado a quien entonces la encarnaba.
Empezamos la semana con una noticia un tanto desalentadora para aquellas que amáis los tacones y es que ya no es la primera ni será la última que nos hace ver lo terribles que son para nuestros pies y salud en general.
Si bien ya todas conocemos la " desgarradora " noticia cuando en su día Victoria B tuvo que dejar de llevar los taconazos que lucía, por la hernia discal que padecía después de su embarazo a causa de ésto mismo, ahora es otra de las grandes quien debe dejarlos aparcados en el armario y quién sabe si es para siempre... hablamos de Sarah Jessica Parker.


Aunque su imagen pública se ha visto asociada con frecuencia a los zapatos de tacón (en Sexo en Nueva York con un par del español Manolo Blahnik), la elegante actriz ha tenido que renunciar temporalmente a su uso por el "daño irreparable" que están causando a sus pies. Sarah Jessica Parker se percató hace dos años, tras rodar su última comedia, Tentación en Manhattan, al parecer, se torció un tobillo - según asegura, porque su personaje le exigía llevar "zapatos baratos" que tienen la suela de plástico y hacen resbalar- y fue al médico, que al examinarla le dio una desagradable sorpresa. "Me dijo 'Tu pie hace cosas que no debería ser capaz de hacer. Ese hueso de ahí... Has creado ese hueso. No debería estar ahí". La incomodidad a la que normalmente se veía sometida por usar un calzado inapropiado le había provocado una anomalía física que incluía la aparición de nuevos huesos.


"Durante los últimos 10 años, he recorrido literalmente el mundo en tacones. A veces me pasaba 18 horas trabajando con los zapatos puestos y sin darme un respiro. Aunque los pies se te resienten mucho, nunca me quejé del efecto que estaban causando en mí hasta que rodé Tentación en Manhattan y me di cuenta de que los zapatos muy ajustados estaban destrozando mis pies. Quizá todo tenga que ver con el número de veces que me he torcido el tobillo al llevar tacones altísimos, me ha causado un daño irreparable".
Esta noticia es un mazazo para la mujer que encarnó a Carrie Bradshaw en ‘Sexo en Nueva York’ quien, paradójicamente, era una enemiga acérrima del zapato plano, aunque no estoy muy deacuerdo en ésta afirmación, ya que hemos podido ver a Carrie calzando algún que otro plano durante la serie, pero está claro que el tacón era su símbolo de identidad, eso sin duda.


Sarah Jessica parece haber aprendido la lección impartida por la naturaleza y ahora promete que dará un respiro a sus castigados pies a través de un calzado más cómodo y saludable. No obstante, la artista no puede disimular su decepción ante una situación que, en su opinión, es producto del paso del tiempo y de los efectos de la edad.
"Creo que la moraleja de toda esta historia es que, tarde o temprano, llega un momento en la vida en la que tienes que dosificar algunas de tus aficiones. Mis pies han estado siempre conmigo en un sinfín de grandes ocasiones, y creo que ya es hora de dejarlos descansar. Solo falta que me digan: '¿Sabes qué? Estamos exhaustos de tanto ajetreo. ¿Puedes parar de una vez y utilizar zapatos más cómodos?'", bromeó la extrovertida estrella. 


¡ Es lo que te toca Sarah !
Si es que hay que darles un respiro a nuestros pies, los tacones son muy bonitos, pero ya todas deberíamos saber, incluído ellas, lo malos que son para nuestro esqueleto!
Se pasarán ahora a la moda bailarinas forever ?
No estaría nada mal un armario como el de Carrie lleno de ellas... aunque desgraciadamente para Carrie se terminaron los taconazos, quién dice que un estilismo en plano no podía ser igual de bonito?
;)
Fuentes: Divinity - El economista
Imágenes: google

Comentarios

Lo más visto

Imagen

Pantene BB7