Fame

Lady Gaga... no tiene una descripción exacta, diría que es un cúmulo de cosas llenas de moda, interminables extensiones de pestañas, eyeliner gatuno, labios rosas, uñas negras y afiladas, una enorme peluca del color que menos te puedas imaginar, un intrépido estilismo y por supuesto mucha música y Fame ( fama ).

Hace cosa de un mes ( 13 de septiembre ) presentó en el interior del museo Guggenheim de Nueva York, Fame, su perfume, con una réplica gigante del envase de su nueva fragancia en el interior en el que recibió al público dentro de él y estrenó el vídeo de su campaña rodado por Steven Klein (que también dirigió el de Alejandro).
Si algo tiene Lady Gaga es extroversión, originalidad y polémica y, aunque aún no he podido oler la nueva fragancia, tengo por seguro que será muy especial y más teniendo en cuenta que es negra y cómo ella misma nos la describe.

“Me importan una mierda los perfumes. Por eso, desde el principio quise fabricar el mejor. 
No quiero defraudar a mis fans. Quiero hacerlos sentir especiales. Por eso, comprar Fame es como adquirir un Chanel o un Yves Saint Laurent. Además, no tienes por qué tener mucho dinero para poseer un aroma lujoso”. Y añade: “Lo último que quería era un perfume mediocre. 
Si este lo fuera, no llevaría mi nombre. No necesito el dinero de nadie. Lo que gane con esta fragancia lo invertiré en mis espectáculos, en mi fundación (Born this way, en contra del acoso escolar) y en las cosas que me gustan. Mis seguidores me conocen. Ni tan siquiera tengo casa, vivo como una gitana. Todo lo que quiero es crear, vestir de manera divertida y fumar los porros de mis amigos ricos”, sentencia.


La fragancia es una metáfora de Gaga. “Es camaleónica, imprevisible; tiene muchas facetas; enfrascar su personalidad no ha sido fácil. Trabajar con ella ha sido un sueño hecho realidad, pero ha sido muy intenso”, reconoce Richard Herpin, el creador del perfume. 

El aroma es bicéfalo, una prolongación de sus piruetas artísticas. “Me gusta el negro porque es un espacio vacío. Pero con ARTPOP (su tercer disco, está previsto que se publique en 2013) estoy entrando en una fase blanca. Necesito ambos colores”. Fame es la primera fragancia de color negro. Las especulaciones todavía inundan el ciberespacio: semen, sangre y sudor; esos son, según algunos, los acordes del perfume. “Siempre digo este tipo de cosas para desquiciar y confundir”, se excusa Gaga. “Soy perfumista, no científico. Cada vez que me perfumo con Fame, temo por mi camisa. Me sigue pareciendo un milagro. ¡Es negra!”, dice Richard Herpin. Coty, la compañía de belleza que hay detrás del producto, ha patentado Black-to-clear, una tecnología capaz de convertir en transparente el jugo negro cuando alguien se perfuma. “Lo oscuro permanece en la botella y lo luminoso la abandona”, comenta la propia Gaga. Otra innovación, los ingredientes se mezclan, no hay una nota más fuerte que la otra.

 Y naturalmente, mutan en contacto con la piel. “En mí huele a melocotón, azafrán y miel. En ustedes… serán otras notas. Es gracias a la tecnología Push-pull; consigue que los ingredientes se mezclen y que ninguno se imponga ante los demás”, añade. Es floral, afrutada y dulce. “Es adictiva y exagerada, como yo”, sentencia. Y ahonda en la comparación. “Es como una canción pop. La primera vez te parece excesiva; la segunda, piensas ‘esta me la sé’, ¡me gusta!”. Su secreto: un ingrediente nunca usado en perfumería, las lágrimas de Belladona. 
Lady Gaga ha engordado unos kilitos: “He dejado de beber. Bueno, no completamente, pero bebo menos y soy más feliz”. ¿Y qué significa para Lady Gaga ser feliz? “Ser creativa y hacer obras maravillosas. Si no me satisface mi trabajo, me siento miserable”. No es un icono al uso, su música no es exactamente mainstream; tampoco sus pintas. Por eso medio mundo se extrañó al verla en la televisión, en los periódicos y en las revistas de tendencias. Lady Gaga, conocida en casa como Stefani Joanne Angelina Germanotta, no ha querido jamás pasar desapercibida. Y ahora pretende hacer lo mismo con su fragancia. “El perfume es un paso más en mi obra sobre la cultura pop”, dice. Quiere infiltrar un producto underground en el mercado e infectarlo. No se le está dando nada mal. “He vendido seis millones de frascos en una semana”, asegura.

Su éxito es digno de una historia de ciencia ficción y llama a sus fans ‘mis pequeños monstruos’. Lady Gaga inventa y nosotros la seguimos.
No sé si la seguiré en cuestión olfativa, por lo menos hasta que pueda probarlo, pero reconozco que en cuestión de música es toda una artista ( en lo demás es otra polémica distinta ) y por supuesto, consigue llamar la atención bien sea por su música, espectáculos o... perfume!

Lo encontraréis en Sephora junto el Gel de ducha, el jabón, loción corporal y el perfume, claro ( Consultar precio )
 
¿ Has probado ya Fame ?
¿ Qué te parece ?

Fuente declaraciones: La Vanguardia

Comentarios

Lo más visto