Roberto Torretta P-V 2013

Un sport deluxe que fusiona las líneas deportivas tomadas del esgrima, el ciclismo y el atletismo –latentes en las cremalleras traseras y las cintas del pelo recogido en una coleta de las modelos– con tejidos femeninos como la seda o la organza. La traducción de todo ello son vestidos sexys para el día –tanto en color block con detalles semitransparentes en el escote como los de líneas suaves con drapeados–, tops con mangas marcadas hasta el hombro, pantalones de pierna ancha, shorts y chaquetas cortas y ajustadas trabajadas en cuero –"sello de Torretta", como indicaba su hija en el backstage–, faldas rectas por debajo de la rodilla y monos amplios.
La modernidad que destila cada prenda también deja espacio para la suavidad en la elección de los colores que, a veces, se combinan en un gesto delicado y muy actual: colores tierra como el arena o el crudo, verde botella, azul marino y un naranja energy declinado en múltiples tonalidades.


El blanco y negro se reserva para un par de looks y protagoniza, además, el único estampado, que abre la colección y que curiosamente siendo floral apuesta por el grafismo de este binomio –de lejos parece punto de cruz, pero no lo es–. Además se utiliza en los bolsos y en los tacones de las sandalias. Una paleta cromática que se torna suave y sofisticada cuando llegan los vestidos de noche con juegos de escotes traseros y delanteros e insultantemente vaporosos en verde menta, azul glaciar y amarillo casi mostaza.



Puedes ver todas las fotografías del desfile en la página de Facebook de ULST

Comentarios

Lo más visto