COCO Noir - Chanel

Si fuera un objeto, seria un frasco negro. Si fuera una ciudad, Venecia. Si fuera música, un nocturno. Si fuera un color, el oro... Estas eran algunas de las pistas que nos desvelaban poco a poco el nuevo perfume de Chanel, Coco Noir.
Una fragancia que, como todas las de Chanel, tiene una faceta de misterio y que, en palabras de Jacques Polge ( el nariz ), se define como " oriental y ligera ".


- Puede que ligereza y frescor sean conceptos que referidos a un perfume oriental suenen a contradicción - aclara Polge

Pero Coco Noir es el ejemplo de cómo se puede aunar ambos criterios y dar lugar a un perfume moderno. La semilla de Coco Noir, sin embargo, no fue el reto de crear un perfume opulento y a la vez luminoso, sino que la primera inspiración nació del frasco.
Después, el espíritu, las viviencias y el particular mundo de la Mademoiselle ayudaron a construir el perfume que se ha querido misterioso. Pero el nariz considera además que, si importantes son los ingredientes, importante es también adónde te lleva un perfume.

Y en esta ocasión, Polgue a querido trasladar a Venecia, una ciudad a la que la diseñadora estuvo muy ligada y que se convirtió en una especie de refugio " salvavidas " en uno de los momentos más tristes de su vida. 
Corría agosto de 1920 y Gabrielle Chanel abandonaba Francia destrozada por la muerte de su gran amor, Boy Chapel. Allí, en Venecia, bajo la protección de Misia Sert, Coco, sucumbiría al magnetismo de la ciudad, conocería a grandes artistas con los que colaborariía y descubriría como " renacer ".

 Ahora el aroma de ese fragmento de historia presume de etiqueta negra.

Comentarios

Lo más visto