Amaya Arzuaga P-V 2013

Arzuaga ha dirigido la mirada hacia la cintura para la próxima primavera, moviendo constantemente su eje de rotación. Las faldas orbitan sobre la cintura, como si de un satélite se tratara. Cada prenda es un desafío ya que a diferencia de otros diseñadores, Amaya Arzuaga , como suelo decir yo, o te gusta o no te gusta y aún siendo la última siempre habrá una prenda que te cautivará para llevarla a tu armario.

Esa misma dualidad, pero desde otro punto de vista, es la que impregna los vestidos de noche, minúsculos por delante y con una cola infinita por detrás, una asimetría que a muchas les encanta y a otras tantas mujeres les horroriza. Otra de las claves fundamentales para entender la propuesta de la diseñadora es la clásica camisa blanca de popelín, que Arzuaga deconstruye y rearma convirtiéndola en una pieza completamente nueva.


Sus colores rosa, blanco, negro, gris y azul forman parte de una fantástica consonancia que complementa a la perfección las líneas de cada prenda.



Puedes ver todas las fotografías del desfile en la página de Facebook de ULST

Comentarios

Lo más visto