Los Champús de caballo, para caballos.


Hemos oído mucho al respecto, pero aún no sabíamos ciertamente si sus efectos eran los que decían ser.

 El principal componente de los productos que se venden en grandes superficies y que se autodenominan “champús de caballo”  es, tal y como cuenta el doctor Ferrando, miembro de AEDV, la biotina. “Es un cofactor de enzimas que se halla en el interior de las células y contribuye a su reproducción”, afirma Ferrando, que recalca que esta vitamina por vía oral, “puede ser útil en casos de déficit congénito de biotina que se manifiesta con eccemas, pérdida de cabello…”. Sin embargo, no actúa a nivel tópico, por lo que queda descartada su eficacia cuando se incluye en un champú.
 Qué dicen de estos productos

Las personas que usan estos champús (tanto los fórmulados para animales como las versiones que replican su composición adaptándola al cabello humano) parecen convencidas de sus supuestas bondades: dicen notar el cabello más suave, con más brillo y volumen e, incluso, más largo y fuerte. Además, tal es la devoción que sienten por ellos que, según María Baras, algunas llegan a usarlos a diario.
 
Sin embargo, los expertos van más allá. Baras, por ejemplo, que ha visto cómo en los últimos meses muchas de sus clientas se han convertido en protagonistas de este “boom”, nota (y no precisamente por un volumen o brillo extremo) que los están usando, incluso antes de que ellas confiesen. “Tienen el cabello mucho más seco y creo que es por la falta de hidratación que ocasionan este tipo de champús", nos cuenta.

¿Por qué aporta volumen? 

Es uno de las cualidades con las que la gente bendice a este tipo de productos. Y, aunque Ferrando no pone en duda ese efecto voluminizador, desenmascara la causa de ese efecto. "Puede ser cierto si tenemos en cuenta que su alto contenido en sal reseca el cabello y, por tanto, puede proporcionarle ese efecto de mayor firmeza".

Pura sugestión

Tanto María Baras como el doctor Ferrando insisten en el factor psicológico que juegan estos champús. Porque “no hay nada de cierto en el hecho de que el cabello crezca más rápido aplicándolos”, sentencia la estilista. A lo que Ferrando añade: “Probablemente ejerza un cierto efecto placebo porque las personas que los usan se ven mejor”. "Esta creencia es consecuencia del boca a boca", concluye el doctor Moreno.

 Aunque el volumen que proporcionan sea una realidad, también pueden llegar a serlo sus consecuencias, sobre todo cuando hablamos de las versiones para animales: “No sabemos en qué medida afecta a la cutícula del cabello, a su capa más externa”, nos cuenta Ferrando. María, por su parte, advierte. “Hay que ver si pueden tener efectos secundarios. Con todo lo que se investiga y con todos los productos específicos que hay en el mercado no veo necesario usar algo así”.



La importancia del PH

Aunque nos ciñamos a las versiones para humanos que replican la composición de los originales champús que se usan para limpiar las crines de los caballos, los dermatólogos alertan de su elevado contenido en cloruro sódico, empleado sobre todo por su efectivo (y económico) poder espesante.  Sin embargo, “puede alterar el PH de nuestro cuero cabelludo y resecar en exceso nuestra piel”, nos cuenta Ferrando, que recomienda respetar el PH o grado de acidez de cada piel.


Aunque, de momento, los expertos califican este fenómeno de moda o boom de carácter efímero –“creo que su origen está en el hecho de que la gente que ha empezado a usar este producto y nota los resultados no había usado antes un cosmético específico para cabellos finos” –, no descartan que próximas investigaciones puedan avalar su eficacia científicamente. “Existe la posibilidad, pero habrá que demostrarlo con estudios rigurosos y fehacientes”, nos cuenta Ferrando.

¿Puede tener consecuencias? 

Aunque a corto plazo sus efectos no parecen dramáticos –para las que no se resisten a usar este tipo de productos María Baras aconseja limitar su uso a una única vez por semana–, a largo plazo sí podría tenerlos, sobre todo porque, tal y como advierte Alberto Gorrochategui, de Clínica Dermatológica Ercilla, "los caballos tienen un cabello totalmente diferente al nuestro. Por ejemplo el suyo es tres veces más grueso que el de los humanos". 

Así que chicas... yo no pondría en mi cabello algo de este tipo pero... cada una que se ponga lo que quiera! :)

Fuente:Vogue

Comentarios

Lo más visto

Imagen

Pantene BB7