Café Kafka

Martes, día de descubrir cosas, como todos los demás, pero esta vez un lugar dónde pasar el rato y tomar algo, charlar, leer o comer también.

El otro día descubrí en Barcelona un lugar muy apetecible de visitar, de esos sitios tan sugerentes que invitan a sentarse, pedir algo y pasar las horas al más estilo " Sex and the City " con amigas o sin.


Bajo el literario nombre de Café Kafka, el local se presenta como un cosmopolita bistró de ambiente bohemio y acogedor que aspira a dar confortable refugio y buena mesa. Con una clientela de lo más diversa: gente joven, viajeros curiosos, o sibaritas urbanos de todas las edades que reflejan el estilo de vida de un barrio de Barcelona que se compara a menudo con el neoyorkino Soho o el parisino Le Marais.
Con el aval de experiencia adquirido en las terrazas Adriático en Barcelona y Marina Playa en Ibiza.
Una decoración creativa, protectora y hospitalaria con el cliente; los mejores vinos y licores en las mesas y en la barra de copas; una iluminación mágica e íntima, y la música de los grandes referentes musicales de la chanson francesa y la canzone italiana.

 
Encendido por el sol que lo inunda desde la amplia cristalera con vistas al edificio modernista de hierro que dio cobijo al Mercado del Borne; o en la cálida penumbra que lo envuelve en las horas nocturnas, el Café Kafka seduce, como una fulgente y joven estrella, a la gente más cool de esta ciudad abierta y mediterránea, vanguardista, bohemia y cultural que es la Barcelona del siglo XXI.
La satisfacción del cliente es el objetivo de este restaurante y el motivo que ha llevado a la dirección a alargar durante el fin de semana el usual horario de martes y miércoles que es hasta las 11,30.



La barra llama la atención por su divertido despliegue de lámparas. Bombillas de carbono y globos multicolores de opalina con preciosos taburetes de ratán multicolor fabricados en Francia sobre diseños de las decoradoras, con generosos respaldos y altura perfecta. La base de la barra, que recorre de punta a punta el local, está decorada con piezas que recrean los embellecedores de las chimeneas americanas, fabricadas a partir de dos placas de hierro antiguas encontradas en un derribo.

 
Nos encontramos otros elementos reciclados, como una enorme montura de gafas, luminoso que un día presidió la fachada de una óptica, o el perchero de una escuela, rinden homenaje a uno de los más grandes escritores europeos, Franz Kafka, que además de buena literatura nos dejó un mundo –el kafkiano– particular.

C/ Fusina, 7
Barcelona 08003 

Clic en la imagen para ampliar

 Horario:
 De martes a miércoles:
13:30 a 16:00h y 20:30 a 24 h
Jueves a Sábado:
13:30 a 16:00h y 20:30 a 1:00h
Domingo y Lunes cerrado

 Fuente: Café Kafka

Comentarios

Lo más visto