Dos corrientes opuestas

Decir que los vaqueros están de moda es como decir que el 2.55 de Chanel es muy bonito.
Una pura obviedad. No ha pasado una sola temporada sin que la tela de jean haya dado que hablar. Y que vender. La cuestión es que se ha diversificado tanto el mercado que uno ya no va a comprarse unos pantalones vaqueros: ahora son boyfirend, slim fit, regular fit, straight cut… En la teoría cada uno sienta mejor a un tipo de cuerpo, pero en la práctica nos movemos por : hay que presumir de figura e intentar entrar en el “corte de la temporada”.

Si hace dos años todas íbamos enfundadas en nuestros boyfriend jeans gastados y el año pasado se fue en un puro skinny bien pegado al cuerpo, este 2011 parece haber sido dedicado íntegramente  a hacer un revival del uniforme setentero por excelencia: la campana.
Muchos famosos no han dudado en refrescar sus piernas con la holgura de la campana.
Lo cierto es que el slim fit que imperaba el año pasado no hace fundido a negro en nuestras vidas. Aunque las tiendas de moda low-cost están liquidando las cantidades industriales que tienen de estos vaqueros, en las calles (y hasta en las alfombras rojas) hay hordas de fans que antes prefieren morir que vivir sin sus skinny.
Habrá que decidirse por unos o por lo contrario por ambos, al fin y al cabo, sean cuales sean, siempre habremos acertado ya que ninguno de ellos acaba de desaparecer del todo.

Comentarios

Lo más visto

Imagen

Pantene BB7